viernes, 1 de abril de 2011

Levanta vuelo la Mariposa en el agua II

Levanta vuelo la mariposa acuática... esta vez rumbo a su casa. Vuelvo a Bolivia, después de casi una década de estar en Europa, regreso a las raíces que me identifican y por las que sé, vale la pena trabajar.

Inicié este blog con toda la intención de que durara hasta octubre de este año, para conmemorar los diez años que dejé mi tierra, pero la Providencia siempre es más fuerte que una y qué bueno que así sea. ¿Qué más puedo decir? Que las últimas dos semanas han sido una derroche de intensidad, que las despedidas de estos días me han hecho llorar, que estoy feliz de volver a casa y que me he descubierto más enamorada que nunca de mi esposo. 

Hoy me despedí de mi Krabbelgruppe, que en español sería mi grupo de gateo. Somos un grupo de cuatro mamás, mujeres, amigas... nos conocimos en el curso de preparación para el parto, es decir hace casi cinco años. Cuando ya nuestros retoños estaban en nuestros brazos, comenzamos a reunirnos una vez por semana para intercambiar ideas, quejas, preguntas, para conversar, tomar café y comer pastel. ¿Saben qué le dije a mi esposo después de la primera reunión? Que posiblemente no duraría mucho mi participación... y me equivoqué rotundamente y nunca un error ha sido tan placentero como este. Hoy me reuní con mis amigas por última vez, han sido cuatro años y medio de reuniones semanales, de celebración de cumpleaños infantiles, de risas, de llantos, de abrazos. Nuestros hijos (mayores y menores) han crecido juntos y se han hecho tan amigos como nosotras. Los llevo a todos en el corazón como la huella imborrable de una amistad maravillosa, como el recuerdo imperecedero de una maternidad compartida... Christiane, Judith y Birgit, las voy a extrañar, las voy a extrañar muchísimo.

Mis hijos se despidieron también de sus respectivos grupos y maestras en sus respectivos Kindergartens. Han sido enormes las muestras de cariño que mis pequeñitos se llevan.  Nos despedimos también de nuestra querida Frau Liebert, la Tagesmutter de mis hijos. Gracias por toda su ayuda y la entrega con la que se dedicó al cuidado de mis pequeños.

Mañana participaré de mi última tertulia literaria y no puedo sino agradecer a mi asociación Literatenrunde por haberme nombrado miembro honorario... Gracias de todo corazón. Ich werde ganz sicher weiter auf Deutsch schreiben! 

Mañana estarán abiertas las puertas de mi casa para recibir a todos/as los/as amigos/as, para seguir recibiendo abrazos y dándolos. A todos/as un enorme GRACIAS por sus palabras de ánimo y de cariño. 

Es difícil terminar un blog, lo mismo que enfrentar una despedida, así que aquí seguiré recordando lo que estos años de vuelo me han permitido aprender, vivir y querer.

2 comentarios:

  1. Enhorabuena por volver a casa, los buenos momentos nunca deben de olvidarse.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Así es Pedro, nunca los olvidaré :)
    Un abrazo,
    Ana Rosa

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...